martes, 29 de abril de 2008

LA SEPARACIÓN DE LOS CONTINENTES ES EVIDENTE...

Si tomamos unas tijeras y recortamos los continentes de un mapamundi, tendremos un rompecabezas interesante. Sorprende ver que algunas de las piezas embonan: la costa oriental de Sudamérica concuerda con la costa occidental de áfrica: la costa sur de Australia se ajusta a la Antártida, y la India se acopla casi perfectamente al cuerno de áfrica. Cuando los geólogos analizaron las rocas de estos apartados continentes, hallaron que las de Brasil y el suroeste de áfrica, por ejemplo, son muy similares y de la misma edad. Ambas tienen lo que se conoce como zonas de escudos, con rocas cuya antigüedad supera los 2,000 millones de años.

Al examinar con detalle esas regiones, la estructura rocosa se asemeja y muestran efectos parecidos de las fuerzas de glaciación, erosión y actividad volcánica sobre la forma del suelo. Además, en regiones semejantes hay fósiles parecidos de plantas y animales. Algunos continentes presentan características que sugieren que alguna vez fueron uno solo. La Antártida, por ejemplo, tiene carbón, producto de antiguos y frondosos bosques, y el centro de áfrica muestra indicios de erosión por enormes placas de hielo. En 1620 el filósofo inglés Francis Bacon fue el primero en señalar la semejanza entre Sudamérica y áfrica.